¿Salones de videojuegos arcade en pleno siglo 21? Sí, aún hay esperanza. Caine’s Arcade.

Que a día de hoy, unos locos de treinta y tanto años casi se “suiciden” intentando llevar de una manera medianamente viable, un salón de videojuegos arcade, es algo, no imposible, es una utopía.

Que lo haga un niño de tan solo 9 años, es impactante… Que encima en su salón recreativo, todas sus “máquinas” arcade hayan sido fabricadas por el mismo desde cero, es INCREÍBLEMENTE ALUCINANTE.

En pleno siglo 21 existen niños que de una manera u otra, bien porque cerca de donde viven existen aún algunos salones arcade que, por decirlo suavemente, “sobreviven”; o porque sus padres, desde bien pequeños les han narrado las bondades y maravillas de sus días de juventud en los salones recreativos de videojuegos, sienten que esos maravillosos lugares ruidosos y llenos de luces centelleantes no deben desaparecer. O que simplemente no todos los niños quieren ser futbolistas, algunos tienen claro desde bien pequeños lo que les gustaría hacer en la vida.

Caine Monroy lo tiene muy claro : regentar su propio salón de videojuegos arcade. Y lo ha conseguido.

Yo, cuando tenía su edad, perdía el tiempo.

En plenas vacaciones de verano Caine decidió que quería crear su propio salón arcade. Así que se apropió de material (básicamente, cajas de cartón), que estoy seguro le era proporcionado por la tienda de repuestos de coches de su padre. El que también le prestó un rinconcito de su tienda para montar todo el “tinglado”, y se puso manos a la obra.

El mismo ideó, diseñó y construyo todos los juegos que se pueden encontrar en su local, los cuales, provistos de los mas sorprendentes mecanismos, sistemas de seguridad y circuitos de última generación, que sólo la imaginativa mente de un niño puede idear y hacer funcionar, sorprendieron al creador de este enternecedor y revelador cortometraje, que por casualidad llegó como cliente a la tienda de repuestos de coches del padre de Caine.

Nirvan Mullick (el cliente que descubrió esta proeza), vista la casi inexistente afluencia de clientes del salón de Caine (el problema de estar ubicado en una zona industrial), decidió que no tenía la fama que se merecía tanto esfuerzo y creatividad. Así que gracias a la publicidad que otorgan las redes sociales, el boca a boca desembocó en un “flashmob” de tales proporciones que Caine nunca hubiera imaginado.

Al final, Caine obtuvo su recompensa: muchos clientes. Una recaudación en masa (crowdfunding), que asciende a día de hoy a ¡¡73.000 dólares en becas!! . Y su padre la recompensa que la gran mayoría de padres desean, que su hijo tenga dinero para poder estudiar.

En este caso todos suponemos la trayectoria estudiantil que el chaval desea seguir y en la que ya ha demostrado tener talento. Quien sabe si en un futuro no muy lejano, tenemos al próximo creador de todo un súper ventas de los videojuegos.

Sí, aún hay esperanza en las nuevas generaciones…

PD: ¡Deseo que vuelvan a haber decenas de salones arcade en las ciudades y todos nos reunamos cara a cara para retarnos y darnos codazos mientras jugamos! Si perdéis, siempre podéis recurrir a la típica y ya clásica excusa de “es que el joystick está mal”.

Página web de Caine’s Arcade: cainesarcade.com

El creador del cortometraje, Nirvan Mullick : https://twitter.com/#!/nirvan

¿De dónde he sacado esto?, pues de aquí, como no : www.microsiervos.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: